Een processie door de straten van Brugge

Historia

Origen

La primera mención de la Procesión de la Santa Sangre se puede encontrar en una carta de la Cofradía de los portadores (pijnders) de 1291. Esto demuestra que los gremios y artesanos de Brujas estaban obligados a participar en la procesión. Probablemente existió algún momento antes de 1291 en el que la reliquia de la Santa Sangre se mostraba al público en la capilla del Burg. Es de suponer que la procesión o desfile surgió de esta costumbre.

Procesión de la Santa Sangre

Desde 1303 se conoce la existencia de una procesión de la Santa Sangre que daba la vuelta a la muralla. Debido a que la reliquia era propiedad de la ciudad, la procesión era, por tanto, un evento oficial civil en el cual los caballeros, los artesanos y los gremios, tiradores, concejales y, por supuesto, el clero, desfilaban con la reliquia en todo su esplendor.

A partir de 1310 todas las autoridades de la ciudad decidieron combinar las festividades relacionadas con la Santa Sangre – la procesión y las ceremonias cada catorce días – para coincidir con el mercado anual (el meifoor). Esto sigue siendo así en la actualidad. De esta manera, y también gracias a los mensajeros municipales que recorrían Flandes, creció el número de visitantes civiles y la devoción a la Santa Sangre.

Evolución en los siglos XV y XVI

En los siglos XV y XVI aparecieron en la procesión, además de las escenas bíblicas (autos sacramentales), escenas seculares mundiales gigantes (el caballo Bayard con Los cuatro hijos de Aymon) y cámaras de retórica. Por el levantamiento religioso (1578) se consideró que era más seguro no volver a portar la reliquia fuera de las puertas de la ciudad y, por primera vez, la procesión se celebró “intramuros”, dentro de las murallas de la ciudad de Brujas. Entre 1578 y 1584 la administración Brujas era calvinista. La procesión fue suspendida y la reliquia se guardó en un lugar seguro.

La procesión en los siglos XVII, XVIII y XIX

En la época de la Contrarreforma (siglo XVII) y también en el siglo XVIII, la procesión recuperó su carácter religioso. Las carrozas, con todo tipo de símbolos y representaciones, aportaban a la procesión un aspecto de triunfo. Durante la dominación francesa, la Procesión de la Santa Sangre conoció otra interrupción (1796-1819) y la reliquia se volvió a ocultar en un lugar seguro.

En el siglo XIX, la procesión estaba compuesta por las siete parroquias de la ciudad, con sus numerosas hermandades, congregaciones y escuelas. Durante el siglo XX la procesión sufrió diversos cambios, tanto importantes como menores, con respecto a su contenido y presentación.

La procesión actual

Hasta hoy, se trabaja durante todo el año en la renovación de los diversos elementos de la procesión (nuevas carrozas, nuevos trajes, nuevos escenarios, etc.).
Hoy en día, la procesión se concibe en un estilo que recuerda a la Edad de Oro de Brujas (siglo XV). Brujas era entonces uno de los puertos más importantes al norte de los Alpes y también era un mercado de comercio muy concurrido, además de la residencia de los duques de Borgoña. Durante ese período surgieron notables obras de arte (incluyendo los primitivos flamencos).

Leyenda

La reliquia de la Santa Sangre

De acuerdo con una tradición de la Edad Media Tardía, el conde de Flandes, Teodorico de Alsacia (aprox. 1099-1168), trajo la reliquia de la Santa Sangre de Jerusalén después de la Segunda Cruzada. Teodorico habría recibido la reliquia de manos del Patriarca de Jerusalén, en reconocimiento por su heroísmo durante esta cruzada. Su cuñado, Balduino III de Anjou, era el rey. El 7 de abril de 1150, el conde Teodorico llevó la reliquia a la capilla de San Basilio, erigida por él, sita en el Burg. Estuvo acompañado por su esposa, Sibila de Anjou, y por Leonius, el abad de la abadía de San Bertín, de Saint-Omer.

Teodorico de Alsacia, conde de Flandes

El 2 de marzo 1127, el conde de Flandes, Carlos el Bueno, fue asesinado en la iglesia de San Donaciano de Brujas (que entonces se encontraba en el Burg actual). No tenía ningún heredero directo. Dos candidatos hicieron los preparativos para el trono: Guillermo Clito, apoyado por el rey francés Luis VI, y Teodorico de Alsacia. En contra de los deseos de Flandes, Guillermo fue nombrado nuevo conde el 23 de marzo de 1128. Teodorico, cuya madre era la hija del conde de Flandes, Robrecht, podía contar con el apoyo tanto de los dos nobles flamencos como de las ciudades de Brujas, Gante, Lille y Saint-Omer. La batalla no se hizo esperar y Guillermo Clito murió el 27 de julio de 1128 a las puertas de Aalst. En consecuencia, Teodorico pudo hacerse con el poder. Tanto Luis VI como el Rey inglés, Enrique I, reconocieron a Teodorico como nuevo conde de Flandes.
Teodorico era el hijo del duque Teodorico II de la Alta Lorena y de Gertrude de Flandes, hija de Roberto I de Flandes. Bajo su reinado, Teodorico mantuvo una posición neutral con respecto a Francia e Inglaterra, que estaban en conflicto entre sí. Esta neutralidad era buena para Flandes.

Teodorico se casó primero con Suanehilde, que murió en 1132. Tuvo con ella una hija, Lauretta. El conde viajó varias veces a Tierra Santa. Lo hizo en 1138, para casarse un año más tarde con Sibila de Anjou, la hija del rey de Jerusalén. Teodorico tuvo con Sibila siete hijos, y tres hijos ilegítimos. En 1148, Diederik participó en la Segunda Cruzada. Sibila permaneció en Flandes y tuvo que contener a Balduino IV, conde de Hainaut, Flandes, que estaba intentando conquistar Flandes. Teodorico regresó e hizo las paces con Balduino IV. En 1157, Teodorico viajó de nuevo a Tierra Santa, esta vez junto con Sibila. Su hijo Felipe permaneció como regente en Flandes. Sibila decidió entrar en el convento de Jerusalén cuando Teodorico viajó en 1160 de regresó a Flandes. En 1164 regresó a Tierra Santa por un período de dos años. Philip sucedió a su padre en 1168. Teodorico de las Elzas fue enterrado en la Abadía de Watten.

Una leyenda

La historia es bonita, aunque dudosa. Además de Roma y Santiago de Compostela, Jerusalén, con el Santo Sepulcro, la Vía Dolorosa y otros lugares de sufrimiento que recuerdan la muerte de Jesús, era un importante lugar de peregrinación. Varias historias escritas de peregrinos han llegado a nuestras manos, pero ninguno menciona una reliquia de la Santa Sangre en Jerusalén. Esto se podría denominar, al menos, curioso. Otro hecho curioso es la fecha: si la reliquia se trasladó a Brujas en 1150, ¿por qué el primer rastro de la presencia de la Santa Sangre en Brujas data de 1256?

El saqueo de Constantinopla

Lo que es seguro históricamente es que en Constantinopla, en la Capilla de María del palacio imperial Bucoleón, se había conservado una reliquia de la Santa Sangre. Esta capilla acogió varias reliquias relacionadas con el sufrimiento y la muerte de Cristo, la corona de espinas, la lanza, un trozo de la cruz, los clavos, el sudario,…
Durante la Cuarta Cruzada, los venecianos fueron capaces de convencer a los cruzados para que, de camino a Jerusalén, atacasen primero Constantinopla, el gran rival de Venecia. En 1203 los cruzados tomaron la ciudad imperial, algo que fue seguido de un saqueo de tres días (1204). Mientras que los venecianos se llevaron muchas obras de arte para enriquecer su basílica de San Marcos, uno de los líderes de la cruzada, Balduino IX, conde de Flandes, fue nombrado nuevo emperador de Constantinopla. Es de suponer que en ese momento accedieron a las requisadas reliquias de Flandes, y, en particular, a la Santa Sangre de Brujas. De hecho, sus hijas, Johanna y Margaretha, estaban a la cabeza del condado. También la manera en la cual se ha pulido la botella de cristales de roca – en la que se guarda la sangre seca – refiere a Constantinopla.

Patrimonio de la Humanidad

El 30 de septiembre de 2009, en su reunión en Abu Dabi, el Comité Intergubernamental de la UNESCO para la Protección del Patrimonio Inmaterial, decidió incluir la Procesión de la Santa Sangre de Brujas en la lista de Obras maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

El día más hermoso de Brujas

Desde hace muchos años, muchos brujenses ya no hablan de la Ascensión sino del “Día de la Santa Sangre”. Consideramos que esto es una ilustración clara del entusiasmo que emana Brujas en su día más especial.